Quiero ver cuajar, en oro, / los silencios de la tarde, / cuando el sol duerme en mi pueblo, / en sus piedras y en mi carne. (A.H.Q.)

Sendero de la fuente de Valdemiguel


Fuente de Valdemiguel

La Muela, con sus 1294 m. sobre el nivel del mar, es sin lugar a dudas, el punto más alto del término de Montalbán.
La Fuente de Valdemiguel (nombre que le viene de su localización en Val de Mínguez) brota en la falda de la Muela, de su roca caliza. El recorrido comienza en la carretera N-211, en dirección Teruel. Una flecha de madera colocada en la intersección del Camino Viejo de Utrillas y la mencionada carretera nos indica el camino a seguir.
Mirador de La Muela
A la izquierda de la fuente, a través de un pequeño sendero entre pinos repoblados y en fuerte pendiente, se accede a un mirador desde donde se tiene una bella panorámica de la ribera del río Martin y del pueblo de Montalbán.
Allí mismo una mesa de interpretación nos ayudará a conocer los distintos puntos de interés geológico que, desde esta posición privilegiada, podemos contemplar.
Si seguimos la senda hasta la cima de La Muela nos encontraremos con la famosa, por su leyenda, cueva del Greñicas, llamada así por haber sido empleada por este singular personaje como refugio. La entrada circular y de pequeñas dimensiones da acceso a una sala de techo bajo y base irregular con una pendiente en uno de sus extremos que va a parar a otra sala pequeña donde termina la cueva.
Piedra Chimila
Cercana a esta cueva también podemos visitar la cueva del Candil al lado de los Vaciones. Una vez en lo alto de la Muela podemos optar por volver por donde hemos venido o seguir la senda que recorre los altos de La Muela y desciende por el Morrón Royo.
Regresando nuevamente a la fuente de Valdemiguel y siguiendo la pista forestal (dirección Este) que se adentra hacia la falda del macizo, se contempla la llamada Piedra Chimila, un mallo impresionante, donde tienen su morada distintas aves rapaces, algunas en peligro de extinción, como el águila perdicera. Este recorrido se realiza en su mayor parte a través de una pista forestal y protegidos en todo momento por un pinar repoblado, que hace muy agradable el trayecto. Se puede contemplar también la colonia de buitres leonados que anidan en el macizo de La Muela. Al llegar al cruce con el antiguo camino de Escucha, y junto a un corral de ganado encontraremos un pequeño anticlinal de una forma muy singular.
Anticlinal en La Muela

No hay comentarios:

Publicar un comentario