Quiero ver cuajar, en oro, / los silencios de la tarde, / cuando el sol duerme en mi pueblo, / en sus piedras y en mi carne. (A.H.Q.)

D. Carlos Castel

Carlos Castel y González de Amezúa (1873-1927)
Texto: Aldecoa Calvo, José Serafín (2010): "Carlos Castel y González de Amezúa (1873-1927)", en Comunidad de Teruel, Zaragoza, Gobierno de Aragón
 
El 16 de junio de 1929, el concejal del Ayuntamiento de Teruel Isidro Salvador proponía –con la aceptación unánime del resto de ediles– que la Plaza del Mercado (del Torico o de la Constitución) fuese dedicada a Carlos Castel.

No fue la única: nuestro personaje iba contar con calles dedicadas en Calamocha, Montalbán o Villarluengo. Al dedicarle la Plaza principal, la ciudad de Teruel quiso, seguramente, lavar su conciencia por desatender a su “hijo adoptivo y predilecto” en los últimos momentos de su vida. Tanto es así, que el 20 de diciembre la Diputación de Teruel concedía a su mujer, Angelines Cabrera, una pensión vitalicia de 6.000 pesetas anuales y justificaba la decisión de este modo: “el patricio ilustre, el gran Carlos Castel murió pobre, tan pobre que un familiar generoso y magnánimo pagó su entierro. Para pagar los gastos de su enfermedad tuvo necesidad de vender  urgentemente una finca en Estercuel.”
La esquela de la muerte de Castel en la prensa del 21 de febrero de 1927 resumía su amplio currículo: “abogado del ilustre Colegio de Madrid; hijo predilecto de Teruel y de su provincia; ex subsecretario de Instrucción Pública; ex director general de Obras Públicas y Agricultura; ex diputado a Cortes por el distrito de Montalbán, ex secretario del Congreso de los Diputados, Jefe superior de la  Administración civil; Caballero de la Gran Cruz de Isabel la Católica, medalla de oro de la ciudad de Zaragoza”, etc.
De la web www.ecodeteruel.tv

Noticia aparecida en ABC

Noticia ABC
Castel, de ideología conservadora –al igual que su padre–, fue el prototipo del político de la Restauración. Fue elegido diputado nacional por el distrito de Montalbán en doce comicios consecutivos desde 1899 hasta 1923, algunos de ellos como “encasillado”, esto es, mediante la designación directa del Gobierno independientemente de los resultados electorales.
Noticia ABC 11/11/1920
Según esta noticia del ABC, Carlos Castel declinó algún nombramiento
 por no abandonar su distrito de Montalbán


Gracias a su mediación a la hora de obtener recursos económicos y a su influencia política se construyeron la Escalinata y el Viaducto, se inició el Teruel-Alcañiz y se llevó a cabo la traída de aguas a la ciudad, lo que le encumbró entre las gentes de Teruel, que alababan su amor por la provincia y su acendrado “teruelismo”. Pero no solo eso, Castel, con su acción “benefactora” distribuía dinero y bienes (mesas, pupitres, material escolar) entre los colegios de los municipios de su distrito y de Teruel, así como para las cantinas escolares, donaciones que la prensa calificaba como
“la acción de Castel”. Podemos considerarlo, pues, el padrino que desde Madrid otorgaba personal y directamente ayudas a los municipios y a sus habitantes. No obstante, al contrario que Torán, se quedó sin el monumento que iba a situarse en una de las rotondas de la Escalinata; pero como decía una jota de su tiempo, “tenéis una obra de arte / que es la gloria de Teruel / y es la hermosa Escalinata / en recuerdo de Castel”.
02/10/1922. En el balcón señalado con la flecha, a la izquierda D. Carlos Castel, a la derecha el alcade José Torán.
Fuente: Blog Efemérides Turolenses

No hay comentarios:

Publicar un comentario