Quiero ver cuajar, en oro, / los silencios de la tarde, / cuando el sol duerme en mi pueblo, / en sus piedras y en mi carne. (A.H.Q.)

Reconstrucción del monumento a la piedra seca

Noticia del Diario de Teruel
Sara Falo 04/08/2015
Voluntarios participando en la reconstrucción.
http://lh3.googleusercontent.com/-kQ1m5Ikc96g/UjREcrYyVdI/AAAAAAAAP4E/7f7GRYtVGxk/s1600/piedraseca0097.jpg


 Durante toda esta semana un grupo de cuatro voluntarios de Montalbán ha dedicado parte de su tiempo libre matinal a recuperar una construcción en piedra seca que, ya hace unos años, algunos de ellos levantaron de la nada con motivo de la celebración del X Congreso Internacional de piedra seca realizado en la localidad.

Esta bonita construcción circular levantada en el año 2006, siguiendo los parámetros constructivos ancestrales de la piedra seca, es decir, colocando piedra sobre piedra sin ningún tipo de argamasa, era un edificio conmemorativo que quería representar la unión de todas las localidades que en aquel Congreso se juntaron para realizar unas jornadas técnicas de gran interés antropológico y etnográfico, pero que por desgracia fue víctima de actos vandálicos que la llevaron a casi su total demolición apenas unos meses después de los afanosos trabajos de los voluntarios para que estuviera en pie en la inauguración del Congreso de septiembre de 2006.
Ahora Manuel Gimeno, Javier Domingo, Juan José Martínez y el joven Víctor Domingo han sido los artífices de esta reconstrucción que ya luce junto al edificio Ítaca de la localidad. Tres de ellos ya participaron en los anteriores campos de trabajo que se realizaron a lo largo de diversos años desde 2002 y muestran su satisfacción por ver de nuevo en pie este singular edificio.
Tiene la peculiaridad de albergar en su interior una urna en la que cada uno de los participantes del Congreso del 2006 venidos de lugares tan lejanos como Escocia, Irlanda, Grecia o Portugal, entre otros, fueron introduciendo su piedra, traída desde su lugar de procedencia, junto con el resto, para ver la singularidad de las piedras de cada sitio.
Igual que aquel día, ahora Manolo, Juanjo, Javi y Víctor han sido testigos de excepción de los mensajes que se introdujeron en la urna, de las piedras diferentes, alguna incluso con inscripciones singulares e incluso la anécdota del representante escocés que introdujo junto a su piedra una pequeña botella de whisky escocés.
El trabajo no ha sido fácil, a juzgar por los bolos de caliza que han tenido que mover hasta culminar la parte superior. Lo cierto es que la piedra caliza con la que se ha construida es difícil de colocar, muy redonda, sobre todo si se compara con las losetas de pizarra y arenisca negra de Cantalobos, asegura Manuel Gimeno, recordando los otros campos de trabajo en los que colaboró. Para Víctor, el benjamín del grupo, ha sido una experiencia muy bonita, y cuando su padre, Javier, le propuso participar le pareció interesante aprender algo más, además "no tenía nada mejor que hacer".
Prácticamente la han tenido que levantar de cero porque a medida que iban desmontando lo derruido se desmoronaba el otro lado, todavía en pie. De las cosas más difíciles es haberla tenido que construir casi a ojo, sin plomos, solo con la referencia de una varilla en el centro, ya que es circular, añade Juan José Martínez.
Había mucha gente en la localidad que venía reclamando desde hacía tiempo la reconstrucción de este monumento conmemorativo de la piedra seca y cuando el actual Ayuntamiento se puso en contacto con estos voluntarios para ver si podían recuperarlo "no dudamos ni un momento en hacerlo", aseguró Javier Domingo, con el asentimiento de sus compañeros. Durante todos estos días de trabajo han recibido el apoyo de los vecinos y transeúntes que se han interesado por su trabajo y han recibido la felicitación por un trabajo bien realizado, con un resultado espectacular.
Por parte del ayuntamiento, Carlos Sánchez Boix, alcalde de la localidad, mostró su agradecimiento y el de toda la corporación por la receptividad que había tenido la propuesta por parte de estos vecinos voluntarios, y añadió "esperamos que ahora todos respeten este trabajo bien hecho". También mostró el interés por seguir apoyando estas construcciones etnológicas de piedra seca con la ayuda de los voluntarios conocedores de esta técnica y seguir trabajando en la línea de realizar actuaciones de mantenimiento en el recorrido etnológico de Cantalobos para ponerlo de nuevo en valor.
Para encontrar los antecedentes de todo esto hay que remontarse al año 2000, concretamente al programa europeo Culture 2000, momento en el que se inician los contactos con distintas localidades de Francia, Italia y del Maestrazgo Castellonés. En 2001 se realiza una reunión en Montalbán, en la cual cada una de estas zona expone el proyecto que tenía previsto aportar a este programa.
En el caso de Montalbán, tras muchas indagaciones y salidas al campo, se acordó que la zona de Cantalobos podía constituir el lugar idóneo para realizar un circuito de interés etnológico por el número y variedad de casillas que se encuentran en dicho paraje y la proximidad entre ellas.
Todos estos proyectos se van plasmando a lo largo de 2002 con campos de trabajo de voluntarios locales en los que, instruidos por monitores de Fodesma venidos desde Mallorca, van recuperando el patrimonio de piedra seca. Y finaliza con otro campo de trabajo en el que jóvenes de toda España realizan un sendero que sirva como nexo de unión a todas las casillas de piedra seca restauradas y su señalización
En 2006 se hace un nuevo curso para aprender la técnica de construir en piedra seca, en este caso recuperan dos casillas de difícil restauración, ampliando el recorrido etnológico ya existente. Y culmina este proceso con el X Congreso Internacional celebrado en septiembre del mismo año, la publicación de un libro "Hacer hablar a las piedras" y los paneles informativos explicativos de las construcciones en el sendero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario