Quiero ver cuajar, en oro, / los silencios de la tarde, / cuando el sol duerme en mi pueblo, / en sus piedras y en mi carne. (A.H.Q.)

Los Gozos de la Virgen del Castillo

La devoción a la Virgen ha influido poderosamente en los comportamientos populares, ciclos festivos, celebraciones, gozos, auroras y novenas.
En nuestra localidad tenemos la celebración de las Fiestas Patronales en honor de la Virgen del Castillo y de San Fausto mártir: Se recitan los gozos a la Virgen del Castillo, se reza el rosario de la aurora y también hay una novena dedicada a la Virgen.
Cuenta la tradición que la imagen de la Virgen del Castillo fue  hallada por los reconquistadores escondida en un muro de la fortaleza.

Tenemos dos versiones de los Gozos. Una se rezaba antiguamente y otra, la que se reza en la actualidad es obra de D. Santiago Quílez que modificó la letra para que estuviera más acorde con estos tiempos y fuese más comprensible.
  
Gozos escritos por D. Santiago Quílez





Antiguos Gozos de la Virgen del Castillo

Pues de la culpa de Adán
rompiste cadena y grillo.
Madre de Dios del Castillo,
socorred a Montalbán.

Con divina providencia
dejó Dios, es cosa clara,
vuestra imagen, porque hallara
en vos el pobre clemencia,
pues sola vuestra presencia
nos puede librar de afán.
Madre de Dios del Castillo,

socorred a Montalbán.

Ya fue traza del Señor
querer que en ello estuvierais
porque mejor descubrierais
nuestro trabajo y dolor;
si los miráis con amor,
seguro el perdón tendrán.
Madre de Dios del Castillo,
socorred a Montalbán.

Milagros tenéis obrados
más que arenas tiene el mar;
¿por qué temen, pues, llegar
los que están necesitados?
Lleguen, pues, muy confiados,
que remediados saldrán
Madre de Dios del Castillo,
socorred a Montalbán.

En la pérdida de España,
temiendo el rigor del Moro,
escondió tan gran tesoro
el Godo; piedad extraña
fue del Cielo tal hazaña
para los hijos de Adán.
Madre de Dios del Castillo,
socorred a Montalbán.

Madre sois de pecadores,
y es muy propio de una Madre,
cuando ve enojado al Padre,
humilde decirle amores;
si ablandáis de Dios rigores,
seguro el perdón tendrán.
Madre de Dios del Castillo,
socorred a Montalbán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario