Quiero ver cuajar, en oro, / los silencios de la tarde, / cuando el sol duerme en mi pueblo, / en sus piedras y en mi carne. (A.H.Q.)

Certificados de cambio 1937

Desde el comienzo de la Guerra Civil española se produce un acaparamiento de dinero, especialmente de las monedas de plata. Las monedas fraccionarias escaseaban, casi estaban desaparecidas del tráfico comercial lo que dificultaba enormemente las pequeñas transacciones diarias. La situación empeoró todavía más cuando se da orden, por el gobierno republicano, de recoger las monedas de cobre para destinarlas a la fundición para fabricar material bélico. 
En octubre de 1936 también se retiran las monedas de plata de 5 y 10 pesetas para sustituirlas por billetes.
"La reorganización del poder local llegó a partir de un decreto del Ministerio de la Gobernación, fechado el 4 de enero de 1937 y publicado tres días después... El decreto empezaba con la orden de disolución de todos los ayuntamientos y comisiones gestoras existentes hasta entonces (artículo primero) y el encargo a los gobernadores civiles de constituir los consejos municipales." (Los consejos municipales: una nueva articulación del poder local en la retaguardia republicana, Rafael Quirosa-Cheyrouze y Muñoz)
 
Para paliar esta escasez de calderilla los recién constituidos consejos municipales acordaron la creación de vales-moneda, o certificados de cambio, unos billetes con distintas cantidades de valor de moneda fraccionaria. Como se avisaba en los billetes, estos certificados de cambio eran de curso obligatorio dentro del término municipal que los emitía.

Pero no siempre se depositan la cantidad de pesetas de moneda de curso legal equivalente a los vales emitidos por el municipio, a veces estaban respaldadas por otros bienes materiales, o inmuebles.

 
Certificados de cambio emitidos en 1937 por la escasez de "calderilla" para las compras diarias

 
Imagen de la web http://www.blesa.info/hisbille.htm
Para saber más:


No hay comentarios:

Publicar un comentario